viernes, 17 de abril de 2009

Banco del Tiempo

El otro día, por casualidad, vi en la televisión un programa en el cual hablaban sobre una iniciativa. Se trataba del “Banco del Tiempo”, es decir, los ciudadanos intercambian su tiempo y no dinero. Cada persona ofrece lo que mejor sabe hacer y lo intercambia con otra persona que le ofrece otro tipo de servicio. Se contabilizan las horas, y eso es su moneda de cambio. Lo que antiguamente era el trueque, en épocas de crisis o vacas flacas surgen de nuevo estas iniciativas, en mi opinión muy saludables.

Podemos encontrar este tipo de intercambios por todo el mundo, y en Zaragoza, si os interesa, podéis echar un vistazo en el siguiente enlace: www.bancodeltiempozaragoza.org
Hay gente que sabe cortar muy bien el pelo, otros son muy buenos enseñando idiomas u otro tipo de materias, otros cultivando hortalizas o todo tipo de plantas, otros cocinando (un buen guiso, un pastel…), otros cosiendo, pintando, etc…Cada uno/a aporta algo a los demás, lo mejor de si mismo.

El dinero de tiempo se crea a través de crédito mutuo: cada transacción se registra como un crédito y débito en las cuentas de los participantes. En un sistema de dinero de tiempo, o banco de tiempo, el tiempo de cada participante se valora por igual, ya sea que él/ella es un principiante o un experto ampliamente capacitado. El dinero de tiempo reconoce y alienta un servicio recíproco a la comunidad, resiste la inflación sin acaparamiento, y está en oferta suficiente, que permite el comercio y la cooperación entre los participantes. Más importante aún, el banco de tiempo es una herramienta para revitalizar la vida misma de la comunidad.

No hay comentarios: