lunes, 20 de julio de 2009

Agradecimiento


Quiero dedicar este artículo a Sergio Flores Godoy, una persona que tuve la ocasión de conocer en uno de los cursos que imparto.
Recibí un gran regalo de su parte: dos de sus libros, los cuales he leído con gran interés. Y tengo que decir que estoy totalmente de acuerdo y comparto las ideas y la filosofía de vida que plasma en sus libros: “Valores para ser mejores” y “50 valores de éxito”.
Realmente pienso que una asignatura pendiente en las escuelas sería, por ejemplo, “cómo ser mejores personas”, “educación en valores” o cómo se quiera denominar. El álgebra, la física, la historia, etc…, todo eso está muy bien, pero si no enseñamos la base fundamental de todo comportamiento humano, los valores, no hay nada que hacer…
No podemos, aunque queramos, olvidar algo tan esencial para el desarrollo de nuestras vidas como es el compromiso, la empatía, el entusiasmo, la amistad, la comunicación efectiva, el esfuerzo personal, el espíritu de sacrificio, la gratitud, la humildad, la integridad, la persistencia, la solidaridad, etc…, y así hasta llegar a 50 valores que nombra Sergio en uno de sus libros.
No obstante, es importante mencionar que en asignaturas como “ciudadanía”, “ética”, “formación cívica y ética”, o algo por el estilo, se produce un vestigio en el sistema de educación español por hacer un esfuerzo hacia esta dirección. La educación conlleva “un gran poder”, y este “poder” de influencia sobre las personas tiene que dirigirse adecuadamente.
Me quedo finalmente con una frase de Adela Cortina, Catedrática de Ética de la Universidad de Valencia:

“El siglo XXI tiene que ser el de la revolución de los ciudadanos que piensan por sí mismos”.

No hay comentarios: