jueves, 29 de octubre de 2009

Reforma del sistema sanitario

Estoy ilusionada con los últimos discursos del mandatario estadounidense Barack Obama en relación a la reforma del sistema sanitario. Una causa que intentaron en vano muchos ex presidentes, como por ejemplo, Bill Clinton.

Curiosamente, estoy leyendo la biografía de Hillary Rodham Clinton, y queda patente en la mayor parte del libro su preocupación durante la administración de Bill Clinton por poner en marcha una reforma en el sistema de salud de los EE.UU. De hecho, Hillary se formó de manera concienzuda en el sistema de salud y sus entresijos, para poder así comprender mejor la necesidad de un plan de mejora para todos los ciudadanos americanos: una cobertura total para los más desfavorecidos, o gente que al cambiar de trabajo se queda sin un seguro que pueda protegerle en caso de necesidad, o su seguro actual no cubre todos los fármacos que necesita para el tratamiento de su enfermedad.

Es lamentable que en el país de la democracia y la libertad todavía muchos ciudadanos se encuentren sin amparo en lo relacionado con la sanidad, unos 46 millones de norteamericanos… (45,7 millones para ser exactos, 1 de cada 6 norteamericanos no tiene seguro médico).
Es increíble ver como la republicana Sarah Palin argumenta correctamente, pero quizás con una falta de moral de justicia, que los cerca de 46 millones de ciudadanos (según estadísticas del año 2007) no son del todo correctas en cuanto a su interpretación… Pero después de leer detenidamente todas sus explicaciones, me pregunto: ¿lo importante aquí es quitar 1 millón menos de las cifras en pro del egocentrismo de ciertos políticos? ¿Lo importante aquí no es ver exactamente cuál es la situación de muchísimas personas enfermas o que pueden enfermar? ¿Y lo importante aquí no es proponer soluciones? Lo realmente importante aquí no es decir: “Escuchen Obama está confundido, en lugar de 46 millones son 30 millones de personas sin seguro médico, así que los EE.UU. han mejorado muchísimo en los últimos años".  Por favor, no me hagan reír o mejor llorar… Y en cualquier caso, ¿les parece poco 20 o 30 millones de ciudadanos sin cobertura sanitaria (que no es el caso)?

La OMS dice que el sistema sanitario español es de los mejores del mundo. Pero eso sí, es curioso saber que, si te quieres operar del corazón es conveniente acudir a los EE.UU.
El “Fondo Commonwealth” ha realizado un estudio recientemente sobre la calidad y eficacia de los sistemas sanitarios en el mundo; destacando EE.UU. en la cola por ser el único país que no ofrece una cobertura universal. El sistema de salud estadounidense ocupa el último lugar en una lista que clasifica la asistencia sanitaria de países ricos en términos de calidad, acceso y eficiencia.

Los informes del “Fondo Commonwealth” indican que Estados Unidos, que tiene el sistema de salud más caro del mundo, obtiene sistemáticamente un rendimiento más bajo que otros países: ¡¡gasta el doble que un país industrializado medio en cuidados de salud!!
La población de los EE.UU. desembolsa $6.100 al año por persona en el cuidado de la salud. En Canadá, el país con el segundo sistema más costoso de los seis estudiados, la cifra es de $3.100. El quid de la cuestión es, entonces, ¿por qué EE.UU. mantiene este sistema?, ¿intereses?, ¿las empresas privadas que ofrecen seguro médico?, ¿la inoperancia de la gestión, administración u organización interna del propio sistema?

En política, las partidas de la sanidad y la educación me parecen prioritarias en comparación con los restantes ministerios. Si no tenemos salud, de nada nos sirve todo lo demás. Y una vez alcanzado esto, el pilar de un buen sistema educativo es fundamental para la competitividad y el buen desarrollo de una sociedad.

Que duda cabe, estaremos tod@s expectantes durante los próximos meses para ver si ciertos “lobbies” dejan mover esta inexcusable y necesaria reforma.

No hay comentarios: