jueves, 17 de diciembre de 2009

Elogio de la lentitud

El periodista canadiense, Carl Honoré, nos ofrece en su libro “Elogio de la lentitud” una reflexión sobre el modo de vivir nuestras vidas y sobre la relación que tenemos con la naturaleza, con el prójimo, con las cosas…, y además nos invita a vivir más felices dándonos ideas para ir “más lentos”.

Nos habla, por ejemplo, sobre el “tempo giusto” en la música clásica… Y los nuevos movimientos acerca de tocar las piezas de grandes clásicos como Beethoven o Mozart con una mayor lentitud… En el libro podemos encontrar muchos datos históricos y geográficos sobre el tema (educación, música, trabajo, arte culinario, salud, deporte…), y el movimiento “Slow”. En fin, muy interesante y recomendable.

Particularmente, me cautivó la cuestión de la educación; como educando en lentitud se producen mayores satisfacciones personales y profesionales, y sobre todo, los individuos crecen y se desarrollan en armonía. Se fomenta el equilibrio emocional y el encuentro con uno mismo, además de avivar el pensamiento lateral o creativo de las personas. En definitiva, seres humanos más sanos y capaces de hacer frente a cualquier situación que se nos pueda plantear en la vida.

5 comentarios:

falceitor dijo...

Los hay que hemos practicado el movimiento “Slow” antes de que naciera la definición "snob". Tienes razón, María Trinidad, es muy recomendable. Enhorabuena por tu blog! Abracicos mil!

El mundo de Trinity dijo...

Gracias Sergio. Viniendo de ti, es todo un honor...

Un abrazo.

Manuel Arribas dijo...

Recuerdo que mi abuela me decía: "visteme despacio que tengo prisa". Deprisa, deprisa.... hoy se vive muy deprisa, es el pago que hacemos al modernidad que nos atrapa. Nos atrapa tanto, que ser lento es igual a "NO VALIDO"

Saludos
Manuel

Angel dijo...

Pues sí, el gran descubrimiento es darle la vuelta a muchas cosas de las que creemos hacemos como se deben. Como decía un romántico decimonónico: "progreso es la materialización del alma, y la sucesiva espiritualización de la materia".

Ángel

glenda dijo...

Hace un tiempo que tengo este libro, y por la "prisa" no lo he podido leer.
Pero con el artículo que has escrito, que me ha parecido muy interesante, esta noche comienzo a leerlo.

Saludos
Glenda