miércoles, 5 de enero de 2011

El cierre de CNN+

Nos hemos quedado sin un canal de calidad; sí, ahora en lugar de debates interesantes, noticias, programas culturales, tenemos a Gran Hermano las 24 horas del día en este mismo canal de televisión.

Lamentablemente el agujero económico que tenía CNN+ parece haber sido el detonante para la absorción de este canal por el grupo empresarial de Berlusconi. Tengo que añadir que esto último es más reprochable todavía.

Tras este cierre han surgido muchos comentarios sobre lo que verdaderamente quiere la audiencia y también sobre la apuesta por parte de la televisión privada de programas de calidad. Por un lado, podemos suponer que la falta de televidentes podría haber sido la principal causa del cierre del canal, pero podrían ser cuestionables otros factores y variables como por ejemplo, la mala gestión empresarial interna del propio canal o grupo, intereses políticos... La rentabilidad es muy cuestionable: ¿rentabilidad a corto plazo, a medio o a largo plazo? ¿De qué tipo de rentabilidad estamos hablando? Una televisión de calidad, bien gestionada, a mi modo de ver, siempre es rentable por muchos motivos. Entre los cuales puedo mencionar los siguientes: el aumento de la imagen de marca del canal (canal de calidad y prestigio), se ahorran en gestionar posibles denuncias de asociaciones y usuarios, fidelización del cliente (telespectador) y el consiguiente efecto de promoción positiva “de boca en boca” (publicidad gratuita), mayor acercamiento con la audiencia, ratios de audiencia mayores a largo plazo, mayores posibilidades de contratación de grandes profesionales de la comunicación (periodistas, expertos en medios audiovisuales…), incremento paulatino del nivel de curiosidad cultural e intelectual del público al que se dirige, en definitiva, “ser útil a la sociedad”, como ha comentado también el periodista Iñaki Gabilondo en recientes declaraciones a los medios de comunicación.

Otra cuestión de interés en estos momentos son las denuncias y protestas contra el canal Gran Hermano por parte de los consumidores catalanes (Telespectadores Asociados de Cataluña, www.taconline.net) por violación de derechos de la infancia. TAC ha recibido ya el respaldo de otras asociaciones de consumidores y usuarios como AUC (www.auc.es). Estas movilizaciones civiles ponen una vez más en entredicho el hecho de que muchos canales televisivos afirmen que ellos sólo emiten lo que la gente quiere ver; dictamen falso, manido y manipulador desde mi punto de vista.

Encuestas del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas, www.cis.es) demuestran que los españoles queremos programas de calidad y muestran el descontento de la ciudadanía en relación a los llamados “programas basura”.

Nadie entiende verdaderamente el cierre de este canal. Y muchos de nosotros creemos que lo que hay detrás de todo este asunto es un tema ideológico más que un tema económico.

Feliz año a todos.

Os dejo con las palabras del equipo humano de CNN+ que aparecen en el siguiente enlace: www.peticionpublica.es/?pi=CNNPLUS

Tras once años de emisión, la dirección del grupo PRISA ha decidido cerrar el canal de 24 horas de noticias CNN+. Para muchos ciudadanos, CNN+ se ha convertido no sólo en un referente de la información, sino en una isla de pluralidad ideológica y social, en una herramienta vital para estar informado, en un instrumento esencial para la reflexión propia. Cerrando CNN+ se está silenciando a una parte de la sociedad.

Lejos del sectarismo cainita que domina el panorama de los medios de comunicación españoles, donde el odio al adversario es el único alimento, CNN+ ha sido un espacio de libertad, de debate, de denuncia, de investigación periodística, de análisis sereno, donde se ha dado voz a todos los ámbitos de la realidad nacional e internacional, donde la exclusión ha sido una palabra prohibida. Todos los medios de comunicación tienen ideología, porque como decía Aristóteles “el hombre es un animal político”, pero en CNN+ este axioma nunca ha llevado a marginar ni a silenciar a nadie, conscientes de que la información se construye con la suma y confrontación de todas las voces.

En CNN+ hemos intentado siempre no caer en la tentación de convertir cada noticia en un espectáculo circense destinado a reventar las audiencias, sino que asumiendo el valor cívico de nuestro trabajo hemos tratado de respetar siempre la inteligencia de nuestros espectadores.

Al cerrar CNN+ no sólo se está acabando con un medio de comunicación, con la tragedia que esto supone para sus trabajadores, se está privando a la sociedad de un instrumento vital para la formación de ciudadanos conscientes de sus derechos y deberes. Durante estos años CNN+ ha contribuido a algo tan esencial como facilitar la interpretación crítica de la realidad que nos rodea. Una sociedad civil mal informada es una sociedad muerta, presa fácil del poder y del gregarismo. En este sentido cerrar CNN+, es golpear a la sociedad en su capacidad de controlar al poder.

Los trabajadores de CNN+ seguimos creyendo en los valores sociales de este proyecto. Durante años hemos trabajado duro, conscientes de la utilidad pública de nuestro esfuerzo y no estamos dispuestos a rendirnos sin alzar la voz. CNN+, no puede pagar los platos rotos de la mala gestión de la dirección del grupo PRISA, que transformada en un tiburón financiero ha olvidado la vocación periodística con la que nació este grupo de comunicación. Nosotros no queremos dedicarnos a las finanzas, queremos seguir haciendo periodismo al servicio de la sociedad. Su errática singladura la tienen que pagar ellos. Sólo nos queda decirles que como sentenció el filósofo “no hay viento favorable para el que no sabe adónde va”.

Por todo ello solicitamos tu apoyo para que CNN+ siga existiendo, para que un ámbito informativo abierto a todos no muera en medio de la indiferencia.

1 comentario:

Angel dijo...

El cierre de un medio de comunicación, sea de la índole que sea, siempre es una mala noticia. Y sobre todo en estos tiempos de desorientación donde hay que contrastar la información que recibimos, evaluarla y ser plural, para darnos cuentas de lo que realmente ocurre.

Hay que seguir buscando fuentes, opiniones y ante todo veracidad. Si no es en un formato será en otro. Todos hemos de poder opinar. Y todos tenemos derecho a la verdad.