domingo, 13 de febrero de 2011

Una nueva época

Comienza una nueva época para los egipcios; después de tanto sufrimiento, represión, dolor, desesperación, caos…, empiezan a vislumbrar la luz. Un pueblo que hoy vive con euforia y alegría porque finalmente la dimisión de Hosni Mubarak se ha hecho realidad.

A veces, la lógica y el sentido común se antepone a la barbarie, a la necedad…, aunque en muchas ocasiones el precio pagado por ello es muy elevado: en este caso, vidas humanas…

Se avecinan tiempos difíciles para este pueblo, pero lo importante es que en estos momentos Egipto irradia optimismo y esperanza por un futuro democrático y libre. Libertad que les ha faltado durante 30 años, libertad añorada, libertad quebrada por un régimen totalitario; como tantos otros que todavía subsisten lamentablemente en otros lugares del mundo.

La revolución egipcia nos ha dado una lección a todos. Una población unida por una misma causa. Algunos medios de comunicación como el Heraldo de Aragón publican hoy este tipo de informaciones: “En la plaza de Tahrir, los jóvenes se pusieron ayer a recolocar los adoquines que habían sacado de las aceras durante la guerra de piedras contra los pro-Mubarak. Familias enteras barrían el suelo con escobas recién compradas y brigadas ciudadanas espontáneas limpiaron entre la multitud inacabable cada resquicio de basura con sus propias manos”.

"Horreyia! Horreyia!" (¡Libertad!)

No hay comentarios: