jueves, 31 de mayo de 2012

II Congreso Nacional de Coaching y Liderazgo

Los días 25 y 26 de mayo tuve la oportunidad de asistir en Barcelona al II Congreso Nacional de Coaching y Liderazgo. De las múltiples conferencias, debates y talleres propuestos me he llevado diferentes perspectivas y pequeños matices que van tomando cuerpo, y se van integrando en mi aprendizaje como “principiante de coach”. Una aventura que comencé hace ya siete meses, y que muy pronto culminará con el ejercicio de esta inspiradora profesión que es: ser Coach.
  
De este Congreso emanan reflexiones, conceptos y algunas frases (que he anotado de varios ponentes) como: el “error” como parte del aprendizaje, “no hay liderazgo sin dotes de comunicación”, “la suma de pequeños detalles te acercan a la excelencia”, “sin desarrollo personal, no hay desarrollo de negocio”, “si soy humilde, ¿seré competitivo?”, “la teoría de la recapitulación del liderazgo”, las nociones de coaching-in y coaching-out, “¿por qué no conocemos nuestros talentos?”, la importancia de concretar los comportamientos en las organizaciones que mencionan ser guiadas y fundamentadas en ciertos valores, sobre el valor de dar feedback cognitivo y corporal, y en relación a la línea divisoria entre el coaching y la terapia.

La polémica y las dudas en torno a este último punto, el límite entre el coaching y la terapia, son palpables (al menos desde mi punto de vista). Estas dos áreas de trabajo o exploración  parecen estar muy claras para algunos expertos (psicólogos y coaches), pero no tanto para otros. En torno a ello, tuve la ocasión de charlar con una profesional de la psicología clínica y el coaching que pudo clarificarme un poco toda esta confusión, y que además coincidía conmigo en que es un tema bastante delicado. Parece ser que el quid de la cuestión estriba en que: cuando lo que cuenta un cliente “le invalida” total o parcialmente en algún área de su vida, ahí estamos ante una labor de terapia y no de un proceso de coaching.

También originó un gran debate en una de las ponencias, el hecho de concretar en comportamientos los valores que fijan ciertas empresas a la hora de construir su cultura organizacional. En resumidas cuentas, liderar con el ejemplo, como es el caso del “Método Guardiola”. Este método fue objeto de toda una disertación que resume la importancia de: inspirar con el ejemplo, estar alineado con tus valores, del esfuerzo y de la conciencia de unidad.

En definitiva, diría que fue un encuentro amigable de mentes abiertas e inquietas, dispuestas a aprender de los demás, dispuestas a escuchar y observar diversos puntos de vista, que finalmente enriquecen nuestro intelecto y por ende, nos enriquecen como personas.

www.congresonacionalcoachingyliderazgo.com
“It always seems impossible until it’s done” (Nelson Mandela)

No hay comentarios: